hugging-571076_640.jpg

Este es el mensaje que me dejó otro paciente que terminó su viaje hace poco. Hemos pasado juntos momentos muy duros, pero juntos los superamos, apoyándonos el uno en el otro.

Todos los datos que le pueden identificar están cambiados para respetar la confidencialidad. Lo publico con su consentimiento.


niña-piscina-e1455224166962.jpg

Bajo este título se podría hacer un libro, así que voy a ir comentando de una en una algunas fantasías que veo en consulta de los padres hacia sus hijos/as.

Actualmente estoy viendo a una niña de 11 años. El motivo de la consulta es su mal comportamiento: grita a sus padres, no les hace caso a la primera, les “contesta”, se porta mal con su hermano pequeño…



Más allá de la noche que me cubre

negra como el abismo insondable,

doy gracias a los dioses que pudieran existir

por mi alma invicta.

En las azarosas garras de las circunstancias

nunca me he lamentado ni he pestañeado.

Sometido a los golpes del destino

mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.

Más allá de este lugar de cólera y lágrimas

donde yace el Horror de la Sombra,

la amenaza de los años

me encuentra, y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el portal,

cuán cargada de castigos la sentencia,

soy el amo de mi destino:

soy el capitán de mi alma.

Invictus. William Ernest Henley (1875)



El poder de la situación es un documental de 27 minutos coproducido por la American Psychological Association en el que se narran distintos experimentos de psicología social que fueron bastante notorios en su época por sus sorprendentes resultados e implicaciones éticas. Hablamos de los experimentos de Lewin, Milgram, Asch y Zimbardo, en los que se estudiaba cómo ciertas situaciones sociales pueden afectar el comportamiento individual del ser humano. Es lo que en la disciplina se denominan Obediencia ciega, Autoridad, Liderazgo, Conformidad y Dependencia situacional. Quizá nos ayude a entender muchas situaciones de nuestra vida cotidiana que a priori nos resultan incomprensibles…



El cuerpo humano está perfectamente preparado para el coito, de hecho, el proceso de eyaculación es un reflejo sobre el que no tenemos control. La eyaculación precoz es una disfunción que tiene sus raíces en la ansiedad, que corta la respuesta eréctil y causa una eyaculación precipitada.

En la inmensa mayoría de los casos, la eyaculación precoz tiene en su base la preocupación del hombre por “aguantar”, por “dar placer a mi pareja”. Son hombres preocupados por su responsabilidad en el disfrute de su pareja y por que esta alcance el orgasmo, y que, al no conseguir esta meta se frustran afectando a su autoestima. Antes, durante y después del coito aparecen pensamientos típicos de “me va a pasar otra vez” ,“a ver si esta vez aguanto” “soy un fracaso” , o similares, produciéndose un círculo vicioso del que es muy difícil liberarse. Incluso cualquier gesto, comentario o indicio por parte de la pareja de desagrado, incomodidad o reproche, se clava en su autoestima como un puñal.


Nuestro equipo está formado por un grupo de profesionales con formación continua y especializada para poder ayudarte.

© Serenamente 2020. Todos los derechos reservados.