Fantasías de los padres

11 febrero 2016 por Serenamente
niña-piscina-e1455224166962.jpg

Bajo este título se podría hacer un libro, así que voy a ir comentando de una en una algunas fantasías que veo en consulta de los padres hacia sus hijos/as.

Actualmente estoy viendo a una niña de 11 años. El motivo de la consulta es su mal comportamiento: grita a sus padres, no les hace caso a la primera, les “contesta”, se porta mal con su hermano pequeño…

Tras varios meses, ella ha conseguido bajar el tono de su voz, expresar de otra forma su frustración y comunicar sus emociones de una manera diferente, no se porta mal con su hermano, (de hecho, es él quien se porta ahora mal con ella)… Lo que todavía no ha conseguido es hacer caso a la primera.

Tal vez creas que todavía le falta alcanzar ese objetivo, piénsalo un rato.

[Tweet “¿Tu haces caso a todo a la primera? Pues los niños tampoco”]

¿De verdad crees que trabajar el hacer caso a la primera es un objetivo de la terapia? Ya te respondo, NO.

Como padre o madrNiña indiae, te gustaría que hicieran caso a la primera, sin “espera…, un poco más…, ahora voy…”, porque es incómodo repetir las cosas 50 veces, pero si lo piensas, el que hagan caso a la primera, como un resorte, es inalcanzable, de hecho, no es bueno para ellos.

Hacer caso a la primera anula sus deseos,  dificulta que aprendan a hacerse responsables de sus cosas, que no aprendan a planificar sus tareas y acciones, a actuar sin pensar, porque al fin y al cabo, ya se lo organizas todo, ya piensas por él o ella, anula su pensamiento crítico… en definitiva, les hace menos autónomos y les quita su autoestima.

Sin quererlo, al pedir que hagan caso a la primera estamos transmitiendo mensajes como: “hazme caso y todo irá bien”, “no me hagas caso y todo irá todo mal”, “no pienses y muévete”, “tú eres incapaz”... ¿Seguro que quieres trasmitir estos mensajes?

Por otro lado, están los de MI NIÑO/A ES MUY BUENO.

La mayoría de los niños/as que son descritos así, no suelen llegar a la consulta, por lo menos en edades tempranas.

¿Entonces, por qué hablo de ellos aquí? Buena pregunta. La respuesta es porque llegan después, generalmente cuando son adultos.

Un niño o niña que hace caso siempre, cumple con todas sus responsabilidades, se porta bien, no da problemas… parece un chollo, ¿verdad?

No quiero decir que los niños que se portan bien tengan problemas, me refiero a niños y niñas que:

  • Hacen caso SIEMPRE.
  • NO HACEN alguna trastada de vez en cuando en casa o a sus hermanos.
  • Anteponen el hacer sus tareas a jugar.
  • Nunca mienten para intentar escapar de las consecuencias…
  • Son hiperresponsables.
  • Parecen adultos en pequeñito.

En general, son niños que no luchan por conseguir sus deseos y ambiciones y se convAdulto en pequeñitoertirán en adultos conformistas con un alto nivel de frustración, un fuerte componente de ansiedad y que sufren mucho cuando las cosas no son como “deben” o la gente no se comporta “como es debido”.

[Tweet “¿Creamos culpa o responsabilidad en los niños?”]

Aquí, el mensaje que les ha llegado puede tener alguna de estas formas: “Eres bueno porque me haces caso”, “Eres bueno porque no mientes nunca” (el problema es el NUNCA), “eres bueno porque no haces trastadas…”, “eres bueno porque cumples con tus tareas y no cedes a tus deseos”, “eres bueno porque no piensas en ti”, “nunca está lo suficientemente bien, no te has esforzado lo suficiente”…

De lo que estamos hablando es de adecuar el nivel de exigencia que ponemos como padres y madres a la edad de nuestros hijos e hijas. Un exceso de exigencia es tan malo como la falta de ésta y ayuda a crear un juez interno en los niños que nunca estará satisfecho. Es la diferencia entre crearles un sentimiento de culpa o ayudarles a hacerse responsables de sus actos.

¿Sois capaces, como padres, de renunciar a todos vuestros deseos y ambiciones?, ¿Como adultos, cómo os sentís cuando estáis abrumados por las responsabilidades y no encontráis un momento para vosotros? No se lo pidas a ellos, no les conviertas en adultos en pequeñito.

 

Nuestro equipo está formado por un grupo de profesionales con formación continua y especializada para poder ayudarte.

© Serenamente 2020. Todos los derechos reservados.