Bullying_Físico-1-e1452117336972.jpg

Acoso escolar

Últimamente, este tema ha saltado a las primeras páginas en las noticias, sobre todo por los fines tan trágicos que han sucedido con varios niños y adolescentes.

La manera en que se tratan, generalmente hablan de los perfiles de los agresores, y de cómo detectar si los demás nos tratan mal.

Poco se comenta de los perfiles de las víctimas, personas que sin saber por qué, son diana de los agresores.

¿Cómo se convierte una persona en víctima?

En un primer momento, son como todas las demás, pero si son generalmente exigentes consigo mismas, y con pocaBully Free tolerancia a las críticas. En un ambiente escolar, se puede llegar a traducir en una baja autoestima, porque los comentarios de los demás le afectan, hasta llegar a creérselos.

Si esto perdura en el tiempo, puede derivar en un aislamiento progresivo, que el agresor detecta, porque no suelen defenderse. Estas conductas, aunque mayoritariamente aparecen en los institutos, pueden empezar a notarse a los 10 años, cuando empieza a aumentar la importancia de las relaciones sociales, sobre todo en niñas.

Otra de las principales razones por las que un/a adolescente es víctima, es por la envidia. Este es uno de los conceptos que parecen habituales, que a todos nos sucede de vez en cuando, cuando sentimos que queremos algo que tiene otra persona y nos sentimos mal por no poder tenerla.

Pero no, esta concepción es errónea, similar a “estoy triste” frente a tener depresión. La envidia, aunque se suele definir así, emocionalmente es mucho más dañina. Es que el agresor/a quiera tener el pelo como otra compañero/a; que su teléfono móvil sea mejor, que saque mejores notas, etc…

Acoso escolar: la figura del cómplice.

Los cómplices son las que personas que siguen al agresor, generalmente para no ser víctimas, pero que apoyan al agresor en la violencia. Estos, en un primer momento, no parecen que tengan problemas, pero nada más lejos de la realidad, ya que son personas dependientes, sin criterio para defender sus opiniones antes los demás, sumisos.

Por último, resaltar que la mayoría de los agresores tienen a su grupo de seguidores, y que sin ellos, no se atreverían a hacer la mayoría de las cosas que hacen.

 

Nuestro equipo está formado por un grupo de profesionales con formación continua y especializada para poder ayudarte.

© Serenamente 2020. Todos los derechos reservados.