Iluminar la disonancia

10 febrero 2015 por Serenamente
ID-10030625-150x150-1.jpg

“Se da la tremenda paradoja de que solo cuando me acepto como soy, puedo cambiar”

Carl Rogers

Good-Evil

A menudo me planteo que el trabajo principal en Psicoterapia es iluminar y aceptar las disonancias existentes en la persona que acude a consulta para que, de este modo, pueda aceptarse a sí mismo como un ser humano complejo y dual.

 

Entiendo iluminar como “poner de manifiesto” o ayudar a que la persona sea consciente de la existencia dentro de ella de deseos y obligaciones encontrados, y que no es en absoluto malo ni enfermizo ni desadaptado el tener este tipo de pensamientos o emociones.

 

La disonancia cognitiva es un concepto desarrollado por el psicólogo americano León Festinger en 1957 y que se define como “ la tensión o desarmonía interna del sistema de ideas, creencias y emociones que percibe una persona al mantener al mismo tiempo dos pensamientos que están en conflicto, o por un comportamiento que entra en conflicto con sus creencias”.

 

Vivimos en una sociedad muy polarizada donde se nos exige “ser” de una forma  determinada y actuar “siempre” de forma coherente con ese “ser”. ¿Qué pasa cuando dentro de nosotros aparecen fuerzas encontradas? ¿Qué pasa si tenemos que ser “buenos” y no podemos o queremos? ¿Qué significa ser bueno?, ¿y malo?, ¿inteligente?, ¿tonto?, ¿Qué es egoísmo y que es altruismo?…

 

La escala de valores que recibimos cuando vamos creciendo es parecida en todos nosotros, pero existen matices que van conformando nuestra idea de nosotros mismos, del mundo y de nuestra posición y posibilidades frente a este. No todas las familias tienen la misma definición de lo que significa ser bueno o buena y ya no digo nada si entramos al detalle ¿Qué es ser un buen padre o una buena madre?

 

Hace un tiempo una paciente me decía “quiero mucho a mis hijos y a mi marido pero, ¿soy mala si a veces tengo deseos de perderlos de vista e irme a una isla desierta?”. Estoy seguro que muchos de vosotros ahora diréis “yo me iba a la isla pero ya” (lo mismo en la isla se encuentran conmigo tomando algo fresquito) y os pueda costar entender el gran nivel de angustia que estos pensamientos le causaban a mi paciente. Para ella, esos pensamientos chocaban frontálmente con lo que ella había aprendido que significaba ser una “buena madre y esposa”. Nadie le había enseñado que se puede querer y odiar a una persona al mismo tiempo y que eso no significa nada, solo que somos seres complejos.

 

El iluminar y aceptar la existencia de la disonancia, sin que ello signifique una “traición” a mi escala de valores, familia, la propia identidad… implica un cambio de actitudes o ideas frente a la realidad. Aceptar la disonancia significa encontrar nuestro propio camino, sin renegar de lo que hemos recibido.

 

Los mandatos (lo que hemos de hacer o conseguir) y atribuciones (lo que somos) que recibimos de nuestra familia nos pueden ayudar al principio, pero llega un momento en que desde el agradecimiento a lo que hemos recibido, tenemos que aprender a volar solos, y eso solo se consigue aceptando nuestras propias contradicciones y nuestra identidad como seres complejos.

 

Esta entrada esta escrita bajo licencia Creative Commons, siéntete libre de compartirla (te lo agradeceremos)

Photo by jscreationzs.

Nuestro equipo está formado por un grupo de profesionales con formación continua y especializada para poder ayudarte.

© Serenamente 2020. Todos los derechos reservados.